Novedades


Designed by:
SiteGround web hosting Joomla Templates

Informe crítico de la Asamblea de Puente Vallecas, 11 de junio de 2011.

Denunciábamos ya en el Informe sobre la Asamblea del 15M de Vallecas (del 5 junio de 2011) el carácter pequeñoburgués, reaccionario y antiobrero de este movimiento. En la asamblea del 11 de junio de 2011 se ha manifestado más clara y nítidamente este carácter antiobrero. Ya denunciábamos en la anterior asamblea que la separación de los problemas de la clase trabajadora en diferentes grupos de trabajo (inmigración, vivienda, sanidad, educación, laboral…) suponía de hecho la castración de cualquier intento de lucha por las reivindicaciones de la clase obrera. Los problemas de la vivienda, la sanidad, la educación y en resumen de las condiciones de vida de la clase obrera no se pueden separar de sus condiciones laborales.

No se puede separar, por ejemplo, la Sanidad de las condiciones laborales, cuando los médicos están recibiendo dos pluses (uno autonómico y otro estatal) para negarles las bajas, mandando a trabajadores enfermos a sus trabajos, camuflando las enfermedades labores como comunes (solo un tercio de las enfermedades de origen laboral se declaran como tales, 1-1-11, Infopress), negándoles las pruebas diagnósticas necesarias, y llegando a escuchar del Director de Inspección de Sanidad de Vallecas lindezas como "el dolor es subjetivo y no se puede medir, y por tanto, a usted no le duele… ¡y a trabajar!" En estas condiciones, directamente el trabajador no tiene ningún derecho a la salud. En las crisis de sobreproducción el capital para garantizarse los beneficios debe disminuir radicalmente los costes sociales del trabajo, tales son: la sanidad, la educación, los subsidios para parados, las pensiones, el transporte, etc. Todo ello muy baratito para que, a costa de unas condiciones de vida de auténtica esclavitud para la clase trabajadora, aumenten en un 27,5% los beneficios de las empresas del Ibex 35 en el 2010, mientras que 5,6 millones de trabajadores cobran por debajo del salario mínimo.

Como resultado previsible de la esterilización de cualquier contenido realmente reivindicativo y clasista al separar en distintos Grupos de Trabajo las condiciones laborales y vitales de los trabajadores, en la Asamblea de hoy hemos asistido a cómo los Grupos de Trabajo de Sanidad, Educación, Social, Medio Ambiente, Económico, Género, etc reconocían públicamente no saber cómo llenar de contenidos sus grupos, llegando a disquisiciones tan absurdas como que el problema es que el nombre del grupo era incorrecto o presentando propuestas tan reaccionarias como la vuelta al trueque como medida contra ¡el consumo capitalista!, dar cursos para plantar tomates, o repartir besos y abrazos, esgrimiendo como consigna revolucionaria que "nos podrán apalear y triturar nuestros huesos, pero nuestro espíritu no lo podrán matar". Ahora bien las propuestas más hueras e incongruentes han sido las del Grupo de Trabajo de Vivienda, que reconociendo que no tenían noción de la situación actual de la vivienda y que el acceso a ella era sólo una cuestión de precio -desvinculándolo de la crisis capitalista de sobreproducción de viviendas- y haciendo apología de los principios de la UE en la Agenda 21, ha propuesto cosas tales como el rediseño de los espacios urbanos, hacer fotomontajes publicitarios para "ver cómo tiene que ser la convivencia", posesionarse de solares cerrados para montar huertos (después de jornadas de 10-12-14 horas… ¡a cavar al huerto!), la regulación del movimiento okupa para que no entre en conflicto con la propiedad privada, o la eliminación de las terrazas de los bares… Todas estas medidas han recibido el asentimiento, y a veces el aplauso, de la Asamblea.

Por su parte, el Grupo de Trabajo laboral ha realizado la siguiente propuesta:

Las crisis cíclicas e inherentes de sobreproducción del sistema mercantil capitalista no las generamos los asalariados, pero lo que sí hace el capital es descargarlas sobre la clase trabajadora. A través de los despidos en estos momentos libres y baratos, de la bajada de sueldos, del recorte de los subsidios y de las prestaciones sociales, del aumento de los ritmos de trabajo; si se reduce el número de trabajadores y no se reduce la carga de trabajo, 1 trabajador está haciendo el trabajo de 2 incluso de 3, en consecuencia las jornadas de trabajo ya son hoy de 10, 12 y14 horas diarias. Además, el trabajo se paga en negro con lo que los obreros no tienen ningún derecho más que el de obedecer al patrón. Si queremos combatir el paro y que haya trabajo para los parados y jóvenes hay que reducir la jornada de trabajo a 30 horas semanales y la de edad de jubilación a los 55 años con el 100% del salario, reivindicamos la defensa intransigente del puesto de trabajo, y mientras este llega, un subsidio indefinido y suficiente de 1500€/mes para que no se tenga que aceptar cualquier puesto de los que hay en el mercado de 10,12 14 horas ni trabajo en negro. Con los 6 millones de parados más otros cuatro millones de contratos temporales hay un ejercito de reserva de mano de obra que ejerce una presión monstruosa sobre las condiciones de los trabajadores en activo, esta presión consiste fundamentalmente en el aumento de las jornadas y ritmos de trabajo y en la bajada de los salarios, en definitiva, la esclavitud de la clase trabajadora y la imposición de una competencia fratricida entre trabajadores. El trabajo negro según sus datos abarca el 24% del PIB. Por todo esto el grupo de trabajo de laboral propone como medidas urgentes.

Para combatir la precarización del trabajo.

  • 30 horas semanales sin reducción salarial
  • Jubilación a los 55 años con el 100 % del sueldo (como en Telefónica, Repsol, Banca, RTVE).
  • Puesto de trabajo o subsidio indefinido de 1500 euros/mes.
  • Para todos los trabajadores que están trabajado en negro, exigimos contrato fijo.
  • Para los becarios que ocupan puestos de trabajos, exigimos la contratación fija.
  • Plan de obras públicas y sociales que tiene que ver con la creación de empleo en el sector de la construcción.

Como respuesta a estas propuestas, el grupo organizado que controla la Asamblea, ha decido alterar el funcionamiento acordado al inicio de la misma, el cual consistía en exponer y a continuación debatir sobre las propuestas de cada grupo, por el de exposición de las propuestas de todos los grupos y comisiones primero y un debate final de las mismas si hubiese tiempo para ello. Mediante esta acción se han diluido las únicas propuestas de carácter reivindicativo y obrero presentadas en la Asamblea. Aunque estas maniobras son presentadas bajo el aspecto de "la participación inclusiva de todos y todas", lo cierto es que cuando dos trabajadores asistentes han intervenido en la línea de que en las Asambleas primero se debe plantear las acciones que se han hecho, después lo que se va a hacer y finalmente los temas organizativos, han sido completamente pasados por alto e ignorados. Sin embargo, cualquier intervención que planteara nimiedades por temas meramente burocráticos o técnicos interrumpía la Asamblea, que entraba en una regresión infinita sobre cómo hay que organizar o no organizar o dejar de organizar los turnos de intervención, etc. Este mecanismo de eliminar reivindicaciones con el recurso de volver una y otra vez sobre los aspectos meramente burocráticos ha sido usado sistemáticamente en todas las Asambleas para postergar las reivindicaciones obreras que no interesan debatir. Crean un clima asfixiante que expulsa a los trabajadores que van abandonando la Asamblea, aburridos y hastiados de tanto hablar de nada (fiel reflejo de lo que denunciaba un trabajador en la Asamblea pasada como "parlamentarismo guarro"). De hecho, el número de participantes en este tercera Asamblea ha sido sustancialmente inferior a la de la semana pasada.

Otra demostración de evidente manipulación es la denuncia que ha hecho una de las participantes sobre la imposición por parte de la Comisión de Dinamización del orden del día; lo que se había aprobado en la anterior asamblea era que se iniciaba la misma proponiendo y aprobando un orden del día. Este punto organizativo había "desaparecido" del acta de la asamblea anterior y esta función había sido directamente asumida por la Comisión de Dinamización que lo ha aprovechado para, entre otras cosas, establecer que primero se tenía que tratar la creación de grupos de trabajo nuevos para terminar con la exposición del trabajo de los grupos ya constituidos. Una vez más culebrean para vaciar de contenido reivindicativo a la asamblea, imponiendo un simulacro andrajoso de burocracia parlamentaria burguesa. En la misma línea, y más grave aún, está la falsificación respecto al apoyo a "Columnas del 19 de junio", que la primera Asamblea había aprobado en los siguientes términos: "Desde la asamblea se apoya la convocatoria "Columnas del 19 de junio", cuya participación será libre". Lo que figura en el acta publicada, sin embargo es: "Desde la asamblea se apoya la convocatoria 'Columnas del 19 de junio'. Que la participación será de carácter individual y sin siglas". Con esta enunciación se prohíbe de un plumazo la libertad sindical y la actividad de los partidos obreros, conquistas básicas de la clase obrera en el capitalismo para combatirlo y defender los intereses inmediatos. El grupo organizado que controla el equipo de sonido de la Asamblea ha tratado de suscitar un falso debate para intentar mantener esta burda falsificación, llegando a llamar oportunistas a los propios convocantes de la marcha, a los que querían prohibir acudir a la Marcha con sus propias pancartas y siglas con la excusa de que no era legítimo que se les obligara a los miembros del 15M a ir detrás de unas pancartas o siglas con las que no están de acuerdo. Solo una cerrada oposición de, entre otros, los propios convocantes de la Marcha ha impedido que triunfara esta manipulación. Con este tipo de maniobras, queda claramente sentada la tendencia populista y burguesa del 15M, cuyo objetivo claro es excluir y desarticular cualquier plataforma de lucha obrera ya constituida y desclasar a los obreros que pasen por estas asambleas, para fagocitarlas dentro de su movimiento interclasista y reaccionario, defendiendo que patrones y obreros vayan cogiditos del brazo a CULTIVAR el civismo, la democracia burguesa y, en definitiva, el capitalismo.

SUT , Powered by Joomla! and designed by SiteGround web hosting