Novedades


Designed by:
SiteGround web hosting Joomla Templates

El gobierno de la falsa izquierda PSOE-IU en Andalucía tiene al 76,3% de médicos con contratos precarios.

La segunda en precariedad, Madrid con un 25%.

La precariedad laboral afecta a más del 17 por ciento de los médicos del sistema sanitario público. Alrededor de 17.200 facultativos —sin contar Asturias, Galicia y Castilla-La Mancha, que no han desvelado sus estadísticas— se encuentran en situación eventual, según las cifras que han aportado consejerías de sanidad de las comunidades autónomas y los sindicatos CESM y CC.OO.

La mayor concentración de profesionales con contratos temporales se produce en Andalucía y la Comunidad de Madrid. Juntas acaparan prácticamente el 64 por ciento del total (…).

 La plantilla estructural es aquella que aglutina a los profesionales estatutarios fijos y a los interinos; es decir aquella que se encuentra presupuestada en las comunidades autónomas. Según las cifras que manejan tanto CESM-Andalucía como Eventuales del SAS, entre un 40 y un 50 por ciento del personal médico del SAS se encuentra fuera de esta plantilla estructural.

  podría encontrarse en situación eventual, según las estimaciones que han facilitado el sindicato CESM en Andalucía y la Asociación de Eventuales del SAS. El porcentaje podría ser mayor y afectar incluso a la mitad de la plantilla total. Después de Andalucía, Navarra registra alrededor de un 36 por ciento de médicos con contratos temporales, mientras que en la Comunidad de Madrid la cifra asciende al 25 por ciento.

 415 plazas para médicos registra la última oferta pública de empleo de la Comunidad de Madrid. Le sigue el Servicio Andaluz de Salud que en las dos últimas OPEs convocadas ha presentado alrededor de 262 puestos de trabajo para facultativos especialistas de área, en primaria y en pediatría. Estas dos comunidades autónomas acaparan en la actualidad el mayor número de médicos eventuales del SAS.

"GacetaMédica" 8/6/14

SUT , Powered by Joomla! and designed by SiteGround web hosting